Guillermo del Toro

Por el amor de Dios, no os bajéis la puta película e id al cine. Vedla en la pantalla grande y en algún lugar del mundo, un gordo sonreirá.

Compartir